La rueda celeste, de Ursula K. Le Guin

El fin justifica los medios; ¿pero qué ocurre si nunca hay un fin? Todo lo que tenemos son medios.

PortadaPuntuación: 3,5/5
Autor: Ursula K. Le Guin
Género: ciencia ficción
Editorial: Minotauro

¿Qué ocurriría si tus sueños tuvieran el poder de cambiar el mundo?

George Orr es un hombre que, pese a su actitud pasiva y conformista, acarrea con un gran peso a sus espaldas: algunos de sus sueños pueden alterar su vida y todo cuanto le rodea. Aunque no todos los sueños son “efectivos”, George se ve consumido e incluso paralizado por el terror que le infunde la imprevisibilidad de su subconsciente. Ten cuidado con lo que deseas.

El protagonista, residente en la atestada ciudad de Portland, recurre a las drogas con la esperanza de inhibir la efectividad de sus sueños. No obstante, las autoridades lo detienen rápidamente al detectar un uso indebido de tarjetas farmacéuticas ajenas. A partir de este momento, tiene dos opciones: someterse a una terapia “voluntaria” con el doctor Haber o, de lo contrario, ingresar en una institución psiquiátrica. Una situación imposible.

El doctor Haber, un hombre soberbio y en principio incrédulo, induce a George a una serie de sueños profundos mediante hipnosis y el uso de un misterioso aparato (el “Aumentador”), que garantiza la llegada al estado REM en un tiempo récord. Lo que comienza como una serie de experimentos inofensivos, tales como cambiar la decoración de una consulta, pronto se transforma en una serie catastróficas desdichas a medida que Haber abusa del poder de George “por el bien del mundo”. El problema, claro está, reside en que resulta imposible dictar un guion para los sueños: el subconsciente de George pronto interpretará las directrices de Haber de la forma más inverosímil. Por poner un ejemplo, si Haber pide la paz mundial, el subconsciente de George eliminará el conflicto entre humanos e introducirá un enemigo común: ¡alienígenas!

Cuando esta situación se repite una, y dos, y tres veces, el mensaje está más que claro: no se puede controlar lo incontrolable e imponer una única visión en el mundo… En pocas palabras, no se puede jugar a ser Dios. Las actitudes del doctor Haber y George chocan irremediablemente: uno ve lógica su intervención en pos del bienestar mundial, mientras que otro busca por todos los medios deshacerse de tal responsabilidad y limitarse a aceptar la realidad tal y como es, tanto para bien como para mal.

No se trata de una historia que repare en los detalles respecto al funcionamiento del Aumentador o los sueños de George; de hecho, la acción avanza a pasos agigantados a medida que las realidades se sobreponen una tras otra. Resulta inevitable llegar rápidamente al punto de la historia en el que se cuestiona si no sería más sencillo obligar a George a soñar con una cura que extinguiera los sueños efectivos. Sin embargo, podría decirse que la verdadera solución del problema empieza por un cambio en la actitud del personaje.

Puede que la premisa de la novela haya envejecido algo mal con el paso de los años, pero la resolución del conflicto es algo… confusa, incluso en el contexto onírico de la novela. En este caso, es posible que lo más importante sea la transformación del protagonista y no tanto los hechos en sí. Dicho esto, no me queda muy claro el significado del último sueño de George; ¿por qué es este el desencadenante para que salte a la acción?

Lo que en principio aparenta ser una premisa sencilla da lugar a un abanico de reflexiones sobre la ética, el poder, el control y la posición que adoptamos para afrontar estas situaciones. En la superficie, George acaba por retomar las riendas de su vida y aceptar una realidad un tanto más colorida y optimista. Parece un final bastante cerrado y satisfactorio, aunque no exento de incógnitas: ¿es todo un sueño de George o Haber? ¿Están todos vivos gracias a los sueños de George?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s