The Seven Husbands of Evelyn Hugo, de Tailor Jenkins Reid

Puntuación: 2.5/5
Autor: Taylor Jenkins Reid
Género: contemporánea, romance
Editorial: Atria Books

Seven-Husbands-Evelyn-HugoEvelyn Hugo es la protagonista que da título a este libro y que, siguiendo la línea de personalidades como Marilyn Monroe o Elizabeth Taylor, encarna a una de las actrices más legendarias de Hollywood de los años 60. Siempre ha mantenido todo lo relativo a su vida personal fuera de la esfera pública, algo que no ha hecho más que aumentar el misterio y el supuesto glamour que los medios han asociado a su vida. No obstante, algo cambia cuando la periodista Monique Grant recibe una gran exclusiva que marcará su trayectoria profesional: ser la autora de la primera y única biografía de Evelyn Hugo. A través de esta joven periodista, Evelyn relata toda su vida de principio a fin, incluidos sus orígenes, su lanzamiento al estrellato, sus siete matrimonios y, sobre todo, la historia del verdadero amor de su vida.

Durante el primer tercio del libro, conocemos a la verdadera Evelyn: una mujer sin remordimientos, dispuesta a sacrificarlo todo para llegar a lo más alto de su carrera, que en este caso se resume a dinero y fama. Evelyn toma las riendas de su vida con apenas catorce años, cuando abandona a su familia en Hell’s Kitchen para mudarse a Los Ángeles. Por frívolo que resulte el objetivo de Evelyn, es fácil empatizar con una protagonista que está dispuesta a luchar para conseguirlo; una historia que ya todos conocemos de sobra. Aun así, quizá sorprenda ver a una mujer ambiciosa y calculadora al frente de esta historia. Si hay algo que sienta como un soplo de aire fresco es el hecho de encontrar a un personaje transparente, capaz de demostrar que alcanzar un sueño no siempre es sinónimo de final feliz.

Curiosamente, el punto álgido de la trayectoria de Evelyn coincide con el estancamiento de esta historia. Hay dos preguntas que persigue resolver la periodista: con un historial de siete matrimonios, ¿tuvo algún amor verdadero? Por otra parte, ¿por qué ha elegido a una periodista en apariencia mediocre para vender la exclusiva de su vida? ¿Es simplemente un golpe de suerte? La primera duda se resuelve antes de llegar a la mitad del libro, mientras que la otra no se revela hasta las últimas páginas. Al desvelar la respuesta de lo primero, es inevitable perder rápidamente interés por la actriz que da título al libro. Pasamos por siete matrimonios donde la fórmula del fracaso se repite una y otra vez, con dosis de melodrama en aumento que anticipa el triste desenlace. Al mismo tiempo, Reid expone la historia de Monique a cuentagotas sin llegar a desarrollarla del todo en profundidad, lo que al final la convierte en un recurso más de fondo de la dramática vida de Evelyn Hugo.

Pese a compartir las virtudes de una lectura carente de pretensiones (rápida y entretenida), es una historia que solo rasga la superficie de temas como la homofobia, el sexismo y las consecuencias de nuestros actos.

Anuncios

Los humanos, de Matt Haig

El mayor acto de valentía, o locura, es cambiar.

Puntuación: 3/5
Autor: Matt Haig
Género: ciencia ficción
Editorial: Roca editorial

Los humanos, Matt HaigPara el protagonista sin nombre de esta novela, los humanos somos la especie más incoherente del universo: vivimos rodeados de incertidumbre y rara vez obedecemos a la razón, sufrimos el remordimiento de todo aquello que hacemos o dejamos de hacer… y al final del día solo podemos esperar que el cúmulo de nuestras decisiones y certezas conduzcan a una pizca de felicidad.

He de reconocer que no esperaba gran cosa de este libro, pero ha logrado traspasar parte de mi cinismo para convertirse en una experiencia gratamente reconfortante. La transformación psicológica del protagonista se intuye fácilmente desde las primeras páginas del libro; no obstante, esto no resta interés a su viaje. Al fin y al cabo, la pregunta que persigue una y otra vez este libro no se centra tanto en el cómo, sino en el porqué.

Los humanos es una historia ingeniosa que observa y analiza a nuestra sociedad desde un punto de vista totalmente alienígena. Sin embargo, las reacciones cómicas del protagonista a nuestro día a día no son el único punto fuerte del libro. Diría que, en mayor medida, lo es su reconciliación con la raza humana.
No hace falta venir de otro planeta para compartir esa sensación de aislamiento que todos hemos experimentado en mayor o menor medida en algún punto de nuestras vidas. La familia con la que convive el protagonista es el perfecto ejemplo: Isobel acarrea una profunda tristeza y resignación provocada por el deterioro de su matrimonio, mientras que Gulliver representa ese prototipo de adolescente incomprendido por su familia y su entorno.

Con todo, el protagonista es capaz de hallar cierto consuelo a preguntas planteadas una y otra vez en la literatura: ¿qué significa ser humano? ¿Cómo somos capaces de soportar el dolor, físico o psicológico? ¿Cómo nos enfrentamos a algo tan certero como nuestra mortalidad? Hay algo bello y extraño en la amalgama de respuestas que ofrece el protagonista a través de su corta experiencia en la Tierra.

Las siete muertes de Evelyn Hardcastle, de Stuart Turton

Puntuación: 5/5
Autor: Stuart Turton
Género: misterio
Editorial: Raven Books

Seven Deaths of Evelyn HardcastleLo he dicho ya en todas partes, pero me repito: hacía tiempo que no me divertía tanto leyendo un libro.

La premisa de The Seven Deaths of Evelyn Hardcastle es la típica de cualquier novela de misterio; es decir, hallar al culpable de un supuesto asesinato que tendrá lugar durante una fiesta en la mansión Blackheath. No obstante, Stuart Turton introduce su propia vuelta de tuerca: este asesinato no dejará de repetirse hasta que se encuentre al asesino. En el centro de la investigación está Aiden, que vivirá este mismo día ocho veces, metiéndose en la piel -literalmente- de ocho invitados distintos, lo que le permitirá inspeccionar todos los sucesos que preceden al asesinato y recoger las pistas que lo ayudarán a resolver el enigma.

Tanto la trama como la estructura contribuyen a que esta lectura sea una experiencia satisfactoria y fascinante a partes iguales. Habría sido muy fácil caer en la redundancia en una historia que se desarrolla exclusivamente durante un día que se repite ocho veces; no obstante, cada huésped otorga una capa inesperada de profundidad a la historia. La estructura compleja y desordenada refleja, en cierto modo, el desconcierto y los sentimientos del protagonista, llevando tanto a él como al lector por caminos inesperados que conducirán a otras incógnitas que van más allá del misterioso asesinato. El hecho de encarnar a distintos huéspedes no está exento de consecuencias: en numerosas ocasiones, Aiden se debate entre su propia personalidad y la del huésped. Hay un misterio aún más grande que resolver: ¿quién es Aiden Bishop y por qué está ahí?

La mecánica de este retorcido “juego” -por llamarlo de algún modo- encierra otros dilemas morales, como convivir con personalidades problemáticas o el no poder prevenir el asesinato y salvar a Evelyn, ya que hacerlo implica no hallar nunca al asesino y perpetuar el ciclo. Es inevitable sentirse involucrado, ya que Turton se asegura en todo momento de que tanto el protagonista como el lector vivan esta experiencia en paralelo, aunque también hay margen suficiente para adoptar un papel más activo e ir analizando las pistas a lo largo de la narrativa. Sea cual sea el enfoque, no deja de ser una experiencia sumamente interesante y entretenida.

The Seven Deaths es un concepto original fabricado a partir de numerosas influencias dentro y fuera de la novela de misterio: una mezcla de Agatha Christie, Cluedo e incluso una pizca de ciencia ficción y viaje en el tiempo.  En resumen, es una lectura con potencial para atraer y atrapar a cualquier lector. Esperemos que sea la primera novela de muchas de este autor.

 

Circe, de Madeline Miller

Puntuación: 5/5
Autor: Madeline Miller
Género: ficción
Editorial: Bloomsbury

CirceCirce es la hija del titán Helios y de la oceánide Perseis, un personaje secundario dentro la épica Odisea de Homero. En paralelo, Madeline Miller retoma este breve encuentro entre ambos personajes para reflejar algo más grande: una historia con una voz femenina que, pese a la adversidad y la soledad, encuentra la fuerza para valerse por sí sola. Mientras Odiseo pasa años intentando volver a su hogar, Circe lucha para labrarse su propia identidad en un mundo hostil.

Later, years later, I would hear a song made of our meeting. (…) I was not surprised by the portrait of myself: the proud witch undone before the hero’s sword, kneeling and begging for mercy. Humbling women seems to me a chief pastime for poets. As if there can be no story unless we crawl and weep.

El enfoque de Madeline Miller resulta atractivo por muchas razones. Por primera vez, podemos disfrutar de la reinterpretación de estas historias desde la perspectiva de una mujer, analizando el origen de aquellas cualidades aparentemente malévolas que se han asociado tradicionalmente a Circe. ¿Por qué convertía a los hombres en cerdos? ¿Cuál es la naturaleza de su poder y cómo lo consiguió? Al plantear estas preguntas, Miller crea un personaje complejo y lleno de matices, cuya imagen no se reduce a un solo hecho o encuentro. Circe es una protagonista ingenua, tozuda e inteligente que se enfrenta al fracaso, a la traición y a la soledad en repetidas ocasiones. Estas circunstancias son, simultáneamente, la fuente de su fuerza y de su flaqueza. El exilio es un alto precio que pagar por desafiar a los dioses; no obstante, este castigo le permite por fin conocerse a sí misma, exenta del desprecio y expectativas familiares.

At night I went home to my house. I did not mind its shadows anymore, for they meant my father’s gaze was gone from the sky and the hours were my own. I did not mind the emptiness either. For a thousand years I had tried to fill the space between myself and my family; filling the romos of my house was easy by comparison.

El viaje de Circe es uno de autoconocimiento, apoyado en la eternidad que inevitablemente recorre este personaje. Circe se debate constantemente entre sus cualidades divinas y humanas; sin embargo, su naturaleza imperfecta hace que se incline más hacia lo segundo. En el otro extremo, los dioses son seres vacíos, cegados por esa arrogancia que propulsa destrucción y crueldad. La naturaleza del poder de Circe es la clave del temor de los dioses: al estar despojado de cualquier divinidad y construido únicamente a partir de su voluntad y arduo trabajo, es algo que no pueden simplemente arrebatarle.

I thought once that gods are the opposite of death, but I see now they are more dead than anything, for they are unchanging, and can hold nothing in their hands.

Como novela, mantiene una estructura y coherencia interna impecables. Miller guía al lector a lo largo de esta historia que abarca siglos y siglos sin perder el rumbo, explorando los entresijos de la mitología griega e introduciendo a muchos de sus personajes principales: Prometeo, Atena, Zeus, Helios, Dédalo y el laberinto del Minotauro, Jasón y Medea… No es necesario conocer a los clásicos para disfrutar de la novela; es más, descubrir detalles desconocidos de estos mitos hace que la experiencia sea más envolvente, si cabe.

Hay algo extrañamente reconfortante en las palabras de la autora. Miller otorga una voz y trasfondo profundos a personajes olvidados y, al mismo tiempo, demuestra la atemporalidad de los temas tratados en estas historias: el abuso de poder, la misoginia, el amor, las relaciones familiares… logrando que resuenen en el lector actual más que nunca.

Reexaminando clásicos: Rebecca, de Daphne du Maurier

But Rebecca would never grow old. Rebecca would always be the same. And her I could not fight. She was too strong for me.

Puntuación: 4/5
Autor: Daphne du Maurier
Género: ficción
Editorial: Virago

RebeccaAVISO: esta reseña contiene detalles importantes de la trama.

Una protagonista joven e ingenua, sin perspectivas de futuro, contrae matrimonio con Maxim de Winter, un hombre viudo mucho mayor que ella que representa todo aquello a lo que puede aspirar: un nombre, un hogar, una reputación. Sin embargo, la sombra de su difunta esposa, Rebecca, permanece presente dentro y fuera de la mansión Manderley. Desde el primer momento, la protagonista lucha por deshacerse de la opresiva influencia de su predecesora, omnipresente en todo momento.
A primera vista, es una premisa que encajaría perfectamente en la categoría de romance, pero hay mucho que explorar más allá de la superficie. Aunque cumple con las típicas características de la novela gótica – una mansión aislada y llena de misterio, una sutil presencia sobrenatural, un ambiente asfixiante y deprimente -, no se trata de una simple historia de celos y conspiración. A decir verdad, creo que Rebecca se disfruta mucho más siendo conscientes de las múltiples referencias a Jane Eyre y del mensaje que puede transmitir a partir de estas. Al fin y al cabo, comparten la misma fórmula: un romance entre un hombre mayor y una mujer más joven, la enigmática figura de una primera esposa y una mansión en llamas. ¿Sería esto lo que le habría pasado a Jane Eyre de no haber tenido un concepto más claro de su identidad?

Rebecca y la protagonista simbolizan posturas opuestas del papel más tradicional de la mujer en esta época: la primera, una mujer que sabe aprovechar su posición privilegiada y el poder de las apariencias para rebelarse ante la opresión del matrimonio y los roles de género; la segunda, una mujer sumisa e incapaz de definir su propia identidad. La protagonista reconoce y admira en numerosas ocasiones las cualidades de Rebecca; no obstante, a diferencia de la leyenda de Barba Azul, ella permanece inerte ante la verdadera naturaleza de su marido: su impulso es apoyarlo, perpetuando así su figura como cómplice incondicional en busca del reconocimiento y aprobación ajenas.

Rebecca me ha reconciliado un poquito más con Daphne du Maurier. No es solo una novela de suspense gótica con giros poco esperados, sino también un reflejo y crítica de los valores que predominaban en la Inglaterra del siglo XX. Una mujer frágil se casa con un hombre con la esperanza de obtener una nueva vida. Intenta desesperadamente encajar en su nuevo papel como mujer de la alta sociedad, pero, por desgracia, esto implica estar sujeta a una serie de protocolos y costumbres sexistas. Al final, su círculo también se completa al volver a convertirse en una figura acompañante, sin nombre ni voluntad. Sin embargo, me parece más interesante plantearse si el verdadero antagonista de esta historia ha podido cambiar con el paso tiempo: ¿Rebecca, por su carácter manipulador y rebelde o Maxim, que perpetua una figura machista que acaba con el espíritu de sus dos esposas?

La vegetariana, de Han Kang

¿Por qué será? Todo me parece desconocido, como si viera las cosas desde atrás. Como si estuviera encerrada detrás de una puerta sin picaporte. No es eso, será que estuve allí desde el principio y me di cuenta de ello repentinamente.

Puntuación: 5/5
Autor: Han Kang
Género: ficción
Editorial: :Rata_

La vegetarianaHay libros que te sacuden por dentro y dejan huella por multitud de razones. La vegetariana logra alcanzar un perfecto equilibrio entre dos cualidades que, en teoría, deberían ser opuestas: la belleza y la violencia.

Yeonghye es una mujer que, tras sufrir una serie de sueños horripilantes y violentos, decide dejar de comer carne. Esta decisión obedece a su deseo de rechazar la violencia humana y, en mayor medida, provocará una ruptura con todo aquello que la une con su vida diaria, desde su núcleo familiar hasta la sociedad. No obstante, las implicaciones de esta historia van mucho más allá de exhibir la inestabilidad de una familia ante un trauma o las consecuencias inmediatas del cambio de dieta de Yeonghye.

La historia está narrada en tres partes, según las perspectivas de tres familiares distintos. Ninguna de ellas es la de Yeonghye, algo que, curiosamente, le otorga aún más fuerza a su transformación. Su marido la percibe como una comodidad: una mujer mediocre, obediente y callada; su cuñado la convierte en un fetiche sexual escudándose en inútiles aspiraciones artísticas; por último, su hermana pequeña resiente su actitud y egoísmo. En un segundo plano, esta estructura narrativa, que excluye casi por completo la voz de la protagonista, manifiesta su progresiva pérdida de autonomía. El cambio de Yeonghye es escalofriante (no come, no habla, pierde peso a un ritmo alarmante), pero más lo es intuir su pérdida de voluntad desde el exterior, mientras desaparece a plena vista. No encuentra palabras para explicar su transformación, salvo el sometimiento a una serie de sueños violentos. Ante esta situación, percibe la naturaleza como su único refugio, hasta convencerse de que se está convirtiendo en un árbol.

Todas las inseguridades que los personajes proyectan sobre un personaje aparentemente “vacío” como Yeonghye reflejan, en palabras de la autora, la dicotomía entre la violencia humana y la inocencia, la cordura y la locura. Cuanto más fuerte es la determinación de Yeonghye, mayor es la violencia que profesan los personajes a su alrededor. La conclusión, al parecer, es la imposibilidad de rechazar la violencia humana. Finalmente, la única solución que concibe es arrancar el problema de raíz; en otras palabras, rechazar su condición humana. Paradójicamente, su salvación traza progresivamente el camino hacia la muerte.

La vegetariana es un relato perturbador e inquisitivo, difícilmente comparable con cualquier otro libro que haya leído hasta ahora. No ofrece respuestas, pero sí sumerge al lector en cuestiones muy profundas sobre la naturaleza e identidad humanas. Queda a juicio de este último responder a la pregunta más incómoda de todas: ¿debería Yeonghye morir o vivir?